América Latina. Un curso para formar a nuevas generaciones de líderes políticos

Guzmán Carriquiry Lecour

ZENIT (12 -02- 2019)

 La Comisión Pontificia para América Latina (CAL) está organizando un programa de posgrado en Doctrina Social de la Iglesia, que se celebrará en el Vaticano del 24 de febrero al 4 de marzo. El Papa se reunirá con los participantes el último día.

El curso, en línea con la Academia Latinoamericana de Líderes Católicos de Santiago de Chile, contará con la participación de una treintena de estudiantes –de 11 países latinoamericanos– en el diploma organizado por la Congregación, con una duración de 4 años. El tema será “Capacitar a las futuras generaciones de líderes políticos y sociales latinoamericanos”.

En una entrevista con L’Osservatore Romano, Guzmán Carriquiry Lecour, secretario a cargo de la vicepresidencia del CAL, explica que esta nueva iniciativa “será una experiencia muy intensa de lecciones, debates, reuniones y visitas”, con el fin de formar “un núcleo multiplicador de una nueva generación de católicos en la política, marcada por un profundo encuentro con Cristo y el amor de la Iglesia, e impulsada por una pasión por la vida y el destino de los pueblos latinoamericanos, Especialmente a los más pobres y excluidos”.

También es una forma de luchar contra el clericalismo, “uno de los males graves de nuestras estructuras eclesiásticas”, al destacar los recursos de los laicos “que colaboran generosamente” en todos los niveles de la Iglesia.

Entre los desafíos de las elites de esta región, cita la corrupción y la violencia. “Más que nunca, necesitamos nuevas generaciones de políticos con amplios objetivos nacionales, amplia participación ciudadana, para apoyar el crecimiento y una reconstrucción del tejido familiar y social”. Son necesarios, agrega Guzmán Carriquiry Lecour, líderes “apasionados por el bien de su gente”.

Falta de libertad religiosa en 38 países del mundo

ZENIT  (22 nov. 2018)

Más de la mitad de la población mundial, el 61%l vive en países donde no se respeta la libertad religiosa, lo que significa que 6 de cada 10 personas en el mundo no pueden expresar con total libertad su fe.

Esta es una de las principales conclusiones del Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2018 que ha presentado a nivel internacional la fundación de la Santa Sede Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN España). Este informe se ha hecho público también en ciudades como Roma, París, Chile, Lisboa o Nueva York.

El estudio analiza en 196 países de todo el mundo el grado de cumplimiento de este derecho de la libertad religiosa recogido en el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que este año cumple su 70 aniversario, y lo hace para todos los credos.

De todos los países del mundo, en 38 de ellos se cometen violaciones importantes de la libertad religiosa. En 17, hay discriminación a causa de la fe y en 21 de ellos, se persigue, en algunos casos hasta la muerte, por las creencias religiosas.

“En los últimos dos años hemos evidenciado un deterioro de la libertad religiosa. Hay un desprecio mayor por este derecho fundamental a nivel mundial”, así ha reconocido Javier Menéndez Ros, director de ACN España, “la libertad religiosa es un barómetro del resto de derechos. Cuando falta la libertad religiosa en un país, es indicador de que están faltando otras libertades”.

 

Radicalismo islámico en 22 países

La libertad religiosa en el cinturón central de África peligra por el avance del yihadismo en esta zona del continente, es otra de las conclusiones, así como la preocupación por la expansión del “ultranacionalismo” en países como la India, donde la libertad religiosa ha empeorado en este periodo de tiempo.

Este estudio demuestra que en 22 países del mundo quién ataca a la libertad religiosa es el radicalismo islámico, pero que hay otros autores muy relevantes como son los estados autoritarios y los estados con un nacionalismo extremo.

Estos países con estados autoritarios y con nacionalismos extremos son en total 16, pero representan más de 3.000 millones de personas, ya que se encuentran países como China, India, Corea del Norte, Birmania, Vietnam o Kirguistán, entre otros.

El dato positivo del informe de 2018 es la evolución a mejor de la libertad religiosa tanto en Siria como Irak. Una vez derrotado militarmente el Daesh, las minorías religiosas han empezado a volver a sus lugares de origen, como es el caso de los cristianos en la Llanura de Nínive (Irak).

A raíz de los datos de este informe, se calcula que 327 millones de cristianos viven en países donde hay persecución religiosa y 178 millones en países donde se discrimina por seguir una religión. Esto significa que 1 de cada 5 cristianos en el mundo viven en países donde hay persecución o discriminación.