Escritores irlandeses para celebrar San Patricio

Mariola Díaz-Cano Arévalo en ActualidadLiteraria 17-03- 2020

Irlanda celebra hoy San Patricio, su fiesta más famosa e internacional, que se extiende por todo el mundo, un mundo ahora recluido frente a un enemigo invisible. Así que me sumo a la celebración —y a las peticiones que seguramente se le estén haciendo al santo para que eche una mano— con una recopilación de frases de algunos de los más importantes escritores irlandeses. Desde clásicos como James Joyce, Oscar Wilde o George Bernard Shaw, pasando por Bram Stoker, Samuel Beckett o Iris Murdoch. Y acabando con más contemporáneos como John Banville y nuevas voces como Tana French o Marian Keyes.

James Joyce

-       El deseo nos incita a la posesión, a movernos hacia algo.

-       Los errores son los umbrales del descubrimiento.

Oscar Wilde

-       La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno es joven.

-       Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

George Bernard Shaw

-       Los seres humanos son los únicos animales de los que estoy completa y verdaderamente asustado

-       El corazón de un irlandés no es nada más que su imaginación.

Edna O’Brien

-       La literatura es la mejor cosa después de Dios.

-       Los escritores viven realmente en la mente y en los hoteles del alma.

Iris Murdoch

-       Si se entiende por eternidad, no la duración temporal sin fin, sino la ausencia de tiempo, vive eternamente el que vive en el presente.

-       La escritura es como casarse. Uno nunca debe comprometerse hasta que uno se asombra de su suerte.

Elizabeth Bowen

-       Los celos no son más que sentirse solo en contra de enemigos sonrientes.

-       Irlanda es un gran país para morir o casarse.

John Banville

-       El pasado late en mi interior como un segundo corazón.

-       La literatura es uno de los mayores inventos de la humanidad y una de las mejores formas de arte.

Marian Kayes

-       La corrección política es un campo minado.

-       ¿Qué es la vida sino momentos fugaces de felicidad ensartados en un collar de desesperación?

Bram Stoker

-       He cruzado océanos de tiempo para encontrarte.

-       Es de este modo que la memoria gasta sus bromas, para bien o para mal, para causar placer o pena, bienestar o aflicción. Esto es lo que hace que la vida sea dulce y amarga a un tiempo, y que lo que nos ha sido dado se convierta en eterno.

Samuel Becket

-       El único pecado es el pecado de haber nacido.

-       Estás sobre la Tierra. No hay cura para eso.

William Butler Yeats

-       El vino entra en la boca y el amor entra en los ojos; esto es todo lo que en verdad conocemos antes de envejecer y morir. Así llevo el vaso a mi boca, y te miro, y suspiro.

-       Pisa con suavidad porque estás pisando mis sueños.

Tana French

-       Mi padre me dijo una vez que lo más importante que un hombre debería saber es por qué moriría.

-       La gente que conocías siendo adolescentes, los que veían tu corte de pelo más estúpido y las cosas más vergonzosas que has hecho en tu vida, y todavía se seguían preocupando por ti después de todo eso: son irremplazables, ¿sabes?

Claire Keegan

-       Una de las cosas que yo creo que debiera ser una escuela de escritura es desalentar a la gente de cuanto escriben, y realmente lo creo y lo digo.

-       Creo que en cualquier generación y en cualquier país hay solamente una pequeña cantidad de buenos escritores. A lo mejor uno o dos en mi generación, y yo no creo que los cursos de escritura creativa van a promover la emergencia de esas voces, o van a impedir que surjan.

Seamus Heaney

-       Tu espalda es una firme línea de costa del este y brazos y piernas se prolongan más allá de tus colinas graduales.

-       La tierra a la que aplicábamos nuestro oído durante tanto tiempo está despellejada o muy callosa, y sus entrañas tentadas por un augurio impío. Nuestra isla está llena de ruidos nada confortantes.

Sheridan Le Fanu

-       Un amor cruel, un amor caprichoso había invadido mi vida. El amor exige sacrificios. Y en los sacrificios corre la sangre.

-       Me juzgarás cruel y egoísta, muy egoísta, pero recuerda que el amor es siempre así. Cuanto más inmensa es la pasión, más egoísta resulta.

Joyas de biblioteca

Inés y la alegría

La guerra interminable de Almudena Grandes

ActualidadLiteratura (10-03-2020)

Inés y la alegría (2010) es el primero de los Episodios de una guerra interminable, creados por la escritora española Almudena Grandes. Una saga centrada en la “eterna lucha por la libertad” suscitada en la España de la postguerra hasta hoy. La línea argumental de la serie describe los cambios sociopolíticos, culturales y de mentalidad, reflejados a través de tres personajes pertenecientes a distintas generaciones.

En Inés y la alegría, la autora utiliza un estilo narrativo con rasgos didácticos mientras reflexiona sobre dilemas “éticos o morales frente a la alteridad”. Según Ingrid Lindström Leo (Mid Sweden University, 2012), Grandes usa estos paradigmas “para distinguir entre el bien y el mal, los buenos y los malos”. Por consiguiente, sus textos combinan sucesos históricos reales con personajes y situaciones ficticias. Por su bien lograda narrativa e historia, este libro se encuentra entre los mejores de Almudena Grandes.

Contexto histórico y político de la obra

Almudena Grandes se inspiró en la invasión del Valle de Arán, Cataluña, para el desarrollo del argumento de Inés y la alegría. Se trató de una incursión militar ejecutada desde Francia por guerrilleros comunistas españoles durante el otoño de 1944. En este libro, Grandes desentraña tres asuntos constantes en su carrera: el período de postguerra, la transición española y su posición política de izquierda.

De acuerdo con Santos Sanz-Villanueva (El Cultural, 2010), “Grandes trasciende la fracasada operación militar hasta convertirla en categoría de ciertos comportamientos cuya complejidad revela mostrando la trayectoria de algunos protagonistas. Ello le lleva a remontar la acción narrativa a la República y a alcanzar mediante apuntes sueltos la actualidad”.

Personajes (y relatores) de Inés y la alegría

Si bien, el hecho bélico es importante, la mayor parte de la novela gira en torno a las vivencias de la protagonista, Inés. Ella aparece como voz principal —en primera persona— de una historia que detalla los periplos de los exiliados republicanos españoles en Francia. En varios segmentos la narración la lleva a cabo Fernando Garitano (apodado Galán), quien se convierte en marido de Inés.

Galán describe —también en primera persona— el estilo de vida de algunos personajes reales del Partido Comunista Español. Entre ellos, Jesús Monzón Reparaz, Dolores Ibárruri (Pasionaria) y Santiago Carrillo. Existe un tercer narrador: la autora misma, quien cuenta acontecimientos anteriores a su propia vida y los presenta con una entonación cálida, omnisciente y comprometida.

Estilo narrativo

Grandes no pretende aparentar imparcialidad ni repasa los entramados del pasado sin involucrarse emocionalmente. Al contrario, desvela datos (verídicos y ficticios) a modo de chisme sobre las relaciones interpersonales de algunos nombres históricos. Por ende, se percibe mayor interés en los enredos amorosos de los protagonistas, en lugar de ahondar en eventos reales de trascendencia nacional e internacional.

Inés y la alegría es un texto denso y extenso, lleno de descripciones minuciosas, verbo locuaz e historias accesorias. Estos paréntesis frecuentes —en la opinión de críticos como Nick Castior de Revista de Libros (2020)— pueden producir segmentos de “lectura incongruente”. En cualquier caso, Grandes logra una imagen muy nítida de la gente de esos tiempos, con sus respectivas costumbres, particularidades y dificultades.

Estructura de la novela

La novela abarca un período entre 1936 y 1949, aunque finalmente alcanza hasta 1978. Los desplazamientos espaciales trasladan al lector a Madrid, Lérida, Bosost, Toulouse y Viella. El libro se divide en cuatro partes: Antes, Durante, Después y Cinco Kilos de rosquillas, las cuales, agrupan trece capítulos en total. No obstante, la pauta lineal no es permanente, pues aparecen muchas analepsis, elipsis y prolepsis.

La mayor parte de las páginas transcurren entre anécdotas correspondientes al período de la protagonista en Toulouse. Para los analistas literarios más conservadores, representa una característica contraria a la novela histórica tradicional. Asimismo, el discurso del relator omnisciente se recrea en focalizaciones sentimentales que destacan al amor como el factor movilizador de toda la historia.

Resumen de Inés y la alegría

“Aquella misma noche, escribió una carta, una semana más tarde, recibió otra, y a la mañana siguiente vino a decirme que estaba todo arreglado. No le había costado ningún trabajo convencer a un amigo de su pueblo, muy apañado, para que se acercara a una almazara a comprar aceite a precio fuensanteño, y buscara después la manera de mandarlo a Madrid, desde donde otro amigo suyo, igual de apañado que él y empleado en una empresa de transportes, nos lo mandaría en cuanto que encontrara un hueco en un camión”.

El inicio en Madrid

Una joven de 20 años, Inés Ruiz Maldonado, relata desde su perspectiva simpatizante monárquica cómo la guerra civil comienza a cambiar su vida para siempre. Ella se encuentra sola con la ayudante personal de Virtudes en Madrid porque su familia se traslada a San Sebastián por razones médicas. Además, su hermano mayor, Ricardo, lleva dos años como miembro de Falange y se enlista dentro de las Fuerzas Armadas.

Gracias a la asistenta de Virtudes, Inés conoce a Pedro Palacios, cabecilla de una célula de Juventud Socialista Unificada (JSU). Pedro se enamora de Inés y la convence de establecer una sede del Socorro Rojo en su casa. Con tal motivo, ella utiliza la clave otorgada por Ricardo para ingresar a la caja fuerte y disponer de los ahorros familiares.

Un país despedazado desde el corazón

En realidad, Ricardo planeaba destinar el dinero resguardado para contribuir financieramente con el Alzamiento Nacional. Entonces, los otrora hermanos cercanos se vuelven enemigos mortales. La división del seno familiar simboliza la consecuencia más cruda de la guerra: el “cainismo”. Sin embargo, después de la muerte de la madre Ricardo se ve obligado a velar por su hermanita debido a una promesa hecha a su progenitora.

Ricardo resuelve su paradoja existencial entregando a su hermana al cuidado de su esposa, Adela. Pero, tras la traición de Pedro Palacios a Inés y a Virtudes, ambas son encarceladas en Ventas y sentenciadas a muerte. Solo la intervención in extremis de Ricardo salva del paredón a Inés; Virtudes no corre con la misma suerte. Al terminar la guerra, Inés es internada en el convento campestre dirigido por su cuñada Adela.

La huida

Pero los días en el convento comienzan a volverse insoportables debido a un amigo de Ricardo, el comandante Garrido. El falangista acosa sexualmente a Inés por su posición republicana. Por ello, cuando Inés escucha por la radio sobre la invasión republicana del valle de Arán, ella decide escapar. La incursión provino de Francia, se produjo entre el 19 y el 27 de octubre de 1944.

A pesar de que sistema de defensa franquista repelió la ofensiva rebelde, la mayoría de los subversivos retornaron ilesos a Francia. En ese punto, Galán irrumpe como narrador durante los preparativos de la llamada “Operación Reconquista de España32”. Luego, Inés continúa el relato desde el enclave guerrillero de Bosost, en donde se incorpora como cocinera de las tropas republicanas.

Toulouse

Inés se convierte en una cocinera excepcional, en tal medida, que logra fundar un excelente restaurante en Toulouse. Inés y Galán (Fernando Gaitano) se enamoran, se casan y tienen cuatro hijos. A partir de ese momento, Inés se dedica a mantener a su familia (y a ayudar a otros compañeros de lucha) sustentada en el éxito de su establecimiento.

Mientras tanto, Galán regresa clandestinamente a España durante largos períodos para encontrarse con sus compañeros comunistas. La labor de Fernando se centra en recoger y trasmitir información sobre la situación dentro del país. En Toulouse, la casa de Inés sirve de lugar de reuniones para personajes reales de la historia, entre ellos, Dolores Ibárruri (Pasionaria) y Santiago Carrillo.

Cinco kilos de rosquillas

El círculo de Inés se completa en donde comenzó todo, en Madrid, junto a su marido y sus correligionarios. La muerte de Franco en 1975, dio paso al regreso de la libertad y la democracia en España. Los protagonistas festejan comiendo una de las especialidades de Inés: rosquillas.

Representa un cierre con ciertos tintes de melancolía mezclados con el sentimiento de alegría por el fin de la dictadura. La secuencia final del libro evoca la llegada a caballo de Inés al campamento de Bosost en 1944. En ese instante, ella estaba cargada de cinco kilos de rosquillas dentro de una caja de sombrero… La cantidad que prometió hacer cuando España fuese liberada.

Sobre la autora, Almudena Grandes

Almudena Grandes Hernández nació en Madrid, España, el 7 de mayo de 1960. Antes de dedicarse de lleno a la literatura, se graduó de la Facultad de Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó su carrera en letras en 1989 como redactora de textos para enciclopedias. Luego, a lo largo de tres décadas ha incursionado con éxito en los géneros de narrativa, novela erótica, cuento, crónica y novela. Es una mujer sumamente reflexiva, sus frases están llenas de una profundidad loable.

Su primera publicación, Las edades de Lulú (1989) fue todo un éxito editorial, traducida a más de 20 idiomas. Adicionalmente, Grandes es periodista y guionista; su nombre se encuentra ligado a prestigiosos medios de comunicación como el diario El País o la Cadena SER. Inés y la alegría es la octava de sus trece novelas publicadas hasta la fecha, en un listado de obras que incluye siete adaptaciones cinematográficas.

Cinco novedades para marzo

 

Actualidadliteratura.com (1-03-2020)

Estrenamos marzo y hay varias novedades editoriales como cada mes. Elijo estas 5, que son novedades de nombres consagrados como Lindo, Posteguillo o Cervantes, y de debutantes con seudónimo como el de Greta Alonso, que entra en el panorama literario con una novela negra. Y, por último, tenemos un ensayo, de Sarah Lacy, con toque feminista y destacando el aspecto maternal. Echemos un vistazo.

Y Julia retó a los dioses

Santiago Posteguillo

Si ganas el Premio Planeta con Yo, Julia, eres uno de los más populares y leídos escritores de novela histórica, con éxitos con dos trilogías ambientadas en la Antigua Roma, ¿cómo no seguir la saga? Y eso es lo que hace Santiago Posteguillo, que retoma el personaje y ahora lo enfrenta a enemigos que tienen muchas formas. Luchas fratricidas entre sus hijos amenazan la continuidad de la dinastía en el poder. Y además está el cáncer que le diagnostica su médico Galeno. Julia podría rendirse ante tanta desgracia, pero cuando todo parece perdido, surge una historia de amor más fuerte que todo y que puede significar la salvación, también la del imperio.

El cielo de tus días

Greta Alonso

Parece que no ha pasado la moda de debutantes en novela negra que usan seudónimos, por decisión propia o estrategia de marketing. La última es Greta Alonso, una escritora cántabra nacida en los ochenta. Se dedica a la ingeniería, pero ha escrito varios cuentos, novelas cortas y relatos. Y ahora da el salto a la novela con esta ópera prima.

Y de nuevo tenemos a una protagonista femenina, la inspectora Herreros, que se encargará de un antiguo caso cerrado, el «caso Alicia», que se reabre ante la aparición de nuevas pruebas. Así que inicia la investigación que la lleva entre Bilbao y Madrid. A la vez, le seguimos los pasos al inspector Brul, su jefe y mentor, que tuvo una relación con la víctima antes de que la asesinaran. Así que quizás tenga cosas que ocultar. Esa búsqueda de la verdad, y su coste, puede marcar para siempre a los dos. 

De tal madre, tal empresa

Sarah Lacy

Sarah Lacy es periodista, emprendedora y también madre. Y en este último ensayo que publica defiende el valor de la mujer en el mundo de la empresa, pero quiere destacar en especial el de las madres trabajadoras, a las que considera más ambiciosas y productivas. Lo hace con un tono duro pero también divertido, y se dedica a desmontar los tópicos que han marcado a muchas mujeres con la creencia de que si trabajaban, no serían buenas madres. Nada más lejos de la realidad.

A corazón abierto

Elvira Lindo

La periodista y escritora gaditana presenta esta historia con base en un episodio ocurrido en Madrid en 1939. Su protagonista nos narra la intensa relación que tuvieron sus padres, con la personalidad desmedida de él y la más débil de ella que marcaron la vida de toda la familia. La novela recorre también la vida de este país a lo largo de un siglo de muchos y grandes cambios y es también un homenaje a una generación, la que se quedó aquí en España en la posguerra concentrada en sobrevivir.

El chico de las bobinas

Pere Cervantes

Pere Cervantes nos presenta esta nueva novela ambientada en la Barcelona de 1945. Su protagonista, Nil Roig, es un niño que, con su bicicleta, se dedica a transportar de un cine a otro viejas bobinas de películas. Pero el día que cumple 13 años presencia un crimen que se comete en el portal de su casa. El asesino huye después de haberlo amenazado de muerte si cuenta algo, y a la vez la víctima moribunda le entrega un misterioso cromo de un actor de cine de la época. Se trata de un objeto perseguido y anhelado por un ex comandante de la Gestapo y un policía sin escrúpulos. Pero el hecho que lleva a Nil a tratar de saber lo que ocurre es que el moribundo mencione a su padre desaparecido hace tiempo.