La moda de las novelas de vampiros nació con una entrevista

 

LQYTD (20-09-2019)

Explican los expertos en el tema que la primera aparición del vampiro en la literatura “seria” de ficción data del siglo XVII y citan como referente el poema The Giaour, escrito por Lord Byron en 1816, en el  que se alude a este tipo de seres. Pero la novela más famosa de vampiros, y que consagra el mito es Drácula, de Bram Stoker en 1897. Desde esa fecha hasta nuestros días, la figura del vampiro ha experimentado una serie diversos cambios en la forma de ser presentado pero manteniendo siempre su espíritu original.  

Hoy están de moda losa relatos de vampiros y la responsable, en muy buena parte, e este fenómeno es la serie de trece volúmenes titulada Cónicas Vampíricas, a la que Actualidad Literaria dedica este interesante trabajo.

 

El impacto mundial de una novela de culto en el género gótico y de horror

Crónicas Vampíricas es una famosa serie de libros de la autora norteamericana Anne Rice. Se cataloga dentro de la literatura de culto, gótica y de horror, pues revisa en clave contemporánea el mito del vampiro sediento de sangre, lujuria y muerte. Esta saga ha tenido un importante impacto cultural a nivel mundial. Desde el lanzamiento de su primera entrega, Entrevista con el vampiro, en 1976, se han vendido más de 100 millones de ejemplares entre todos los volúmenes que conforman la serie.

Algunos de los títulos de Crónicas Vampíricas han sido llevados al cine y a Brodway. La adaptación más popular es el largometraje hollywoodense Entrevista con el vampiro (1994), basado en el libro homónimo. Fue dirigido por Neil Jordan y protagonizado por Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas.

Sobre la autora

Anne Rice es una escritora estadounidense nacida en New Orleans el 4 de octubre de 1941. Además de Crónicas Vampíricas ha escrito otras series de libros como Las brujas de Mayfair, Crónicas Angélicas y Ramsés el maldito, todas con temática sobrenatural. Algunas de estas comparten personajes con Crónicas Vampíricas.

El paso del cristianismo al ateísmo y de nuevo al cristianismo a lo largo de su vida, ha influenciado notoriamente las obras de Anne Rice. Los títulos más exitosos en cuanto a ventas y repercusión cultural fueron escritos en su mayoría durante la etapa atea de la autora.

Alcanzó la fama mundial a partir de las décadas de 1970 y 1980, cuando fueron publicados Entrevista con el vampiro, Lestast el vampiro y La reina de los condenados (esta última, lamentablemente, no tuvo una muy buena adaptación al cine), primeras entregas de Crónicas Vampíricas. Vale la pena acotar que la repercusión de estos libros en los nóveles autores fue enorme; de hecho, se puede aseverar que Crepúsculo, y el resto de libros de este estilos que hoy atiborran las estanterías de las librerías con historias de vampiros tienen la obra de Rice como referencia.

El universo nocturno de Crónicas Vampíricas

Esta saga presenta al lector unos vampiros que han estado entre los humanos durante milenios. La historia de estos seres se cuenta en escenarios y ciudades reales, principalmente de Europa y Norteamérica. Aunque no comparten con vampiros anteriores de la literatura la aversión por el ajo, los crucifijos y los objetos de plata, su inmortalidad se ve amenazada por la luz del día y el fuego, por lo que los relatos transcurren predominantemente en la noche.

El primer libro de la serie Entrevista con el vampiro se inicia en la ciudad de San Francisco en el siglo XX. Louis narra su vida de vampiro en una entrevista privada con un hombre local llamado Daniel. Su relato transcurre entre los siglos XVIII y XIX, a partir de su “nacimiento” a la noche en las plantaciones de Luisiana a cargo de Lestat. La ambientación lograda por la autora es digna de elogios, pues maneja de manera sublime los espacios, las luces y sombras, los olores, personajes y formas; es tan bueno su desempeño descriptivo que logra atrapar y sumergir a los lectores en la trama.

La relación entre Louis y Lestat, cargada de erotismo, y sus discrepancias respecto a lo que es aceptable hacer como vampiros, alimenta gran parte de la saga. La atmósfera de las novelas es en su mayoría nocturna y teatral. El lector acompaña a los personajes en sus viajes a través de los siglos, asistiendo a ritos de iniciación, fiestas, escenas de violencia y tensos encuentros en los rincones más oscuros de las principales ciudades de Estados Unidos y Europa.