Literatura

Nudos: se ha escrito un crimen… en un email

El autor de un crimen perfecto te elige como confesor en este thriller por entregas en tu correo electrónico

Por Castillo Domínguez   en El Independiente  (19-05-2020)

Lo primero que llega de Nudos es un email con advertencias. «Los correos te llegarán cuando los personajes puedan escribirte según las circunstancias que les rodeen. Puede que lleguen varios mails el mismo día o pasar tres o cuatro sin noticias de nadie. […] No debes pensar que esto va a durar mucho. Todo sucederá en tiempo real. En concreto, serán 20 días a partir del siguiente mail que te llegue. Ya entenderás por qué».

En ese momento comienzan las irrefrenables ganas de V. de contar sus vicisitudes. «¿De qué sirve el crimen perfecto si no lo puedes contar? Te respondo yo, sirve para consumirte en vida». Y como V. no quiere consumirse en vida, eres el elegido para erigirte en la figura de confesor de este criminal.

Su historia forma parte de Nudos, el nuevo experimento narrativo del periodista y escritor sevillano Julio Muñoz “Rancio”. Muñoz aprovechó la fase 0 del confinamiento para crear una trama que se entrega a los lectores vía email.

Los propios personajes de la historia se encargan de narrarla en primera persona, en tiempo real e, incluso, con algún amago de interacción con el lector. «Tenía la idea de hacer un thriller por correo postal desde hace tiempo. Cuando llegó el confinamiento, se me ocurrió que podía hacerlo desde newsletters», explica Julio Muñoz.

Nudos es el desahogo de V. al confesar su crimen y el desahogo del autor al huir del infierno de los días fotocopiados.

La necesidad respondía a las limitaciones logísticas propias del confinamiento y también a la escapada mental de la rutina que mantiene a casi cualquier teletrabajador atado a la misma silla todo el día. Nudos es el desahogo de V. al confesar su crimen y el desahogo del autor al huir del infierno de los días fotocopiados.

La serie de envíos comenzó este lunes. Para recibirla, hay que darse de alta en la lista de distribución y comenzar la aventura de 20 días. De hecho, si uno se da de alta con retraso a la cronología de envíos, los anteriores pueden leerse en un archivo. Se pierde, eso sí, la emoción del presente que se pudo percibir en narraciones como la de Manuel Bartual en Twitter.

El periodista, que juega a burlar la línea que separa ficción de realidad, se ha encontrado con las dificultades de las inteligencias de ceros y unos para discernir esa diferencia. «La historia sale con unos días de retraso porque el sistema de rastreo del proveedor de email pensó que los mensajes podían ser de un criminal real». Salvado el inconveniente tecnológico, Nudos es ya la historia viva de una confesión por email.

Julio Muñoz dice que si la cosa funciona, la cosa sigue. Se plantea la posibilidad de escribir nuevas historias en fascículos electrónicos. «Es un formato que te da muchas posibilidades. Puedes mandar fotos, mandar audio… Incluso en el texto de los propios mails va a haber pistas sobre lo que va a pasar. Habrá que releerlos. Tiene algo de yincana».

 

Confinamiento

Se duplicó el consumo de literatura infantil y juvenil

Nubico (13-5-2020)

Antes de que la Covid-19 entrara en escena, Madrid y Barcelona concentraban el mayor número de lectores. Con el encierro, pequeñas y medianas ciudades de Andalucía, la Comunidad Valenciana y País Vasco han ganado protagonismo; y el consumo de literatura Infantil y Juvenil se ha duplicado.

Si en 2019 el Top 10 de Autoayuda y superación estaba formado íntegramente por libros de motivación, en estos dos meses el cuidado personal que se puede hacer en casa (meditación, pilates o fitness) se ha hecho un hueco; y la categoría de Cocina, comida y vinos ha aumentado un 141%.

El ranking de autores más leídos estas semanas lo lideran Megan Maxwell, Javier Cercas, Dolores Redondo, Moruena Estríngana, Loles López, Lorena Franco, Eduardo Mendoza, Whitney G., Geronimo Stilton  y Helene Flood.

Beneficios de la lectura en niños y adultos

Encarni Arcoya en actualidadliteratura.com (3-04-2020)

Ver a un niño leyendo hoy nos parece una imagen digna de hacerle una foto. Y es que, cada vez son más los que rehúsan un libro, o que solo leen aquellos que son obligatorios en los colegios e institutos (e incluso en esos momentos tratan de escoger los más finos). Fomentar la lectura de los niños no es cuestión solo de obligarles a leer, sino de que adquieran grandes habilidades que solo los lectores saben.

A menudo, un libro solo se ve como un conjunto de páginas que cuenta una historia, más o menos valiosa, y poco más. Pero lo cierto es que leer trae consigo multitud de ventajas que conviene conocer para poder entender el porqué es tan importante fomentar la lectura en los niños.

La lectura de un libro no solo hace que conozcas una historia increíble que otra persona ha creado de la nada. En realidad, los libros enseñan mucho más. Y la prueba es que se pueden sacar algunos beneficios de la lectura, como son por ejemplo los siguientes:

Enriquecer el vocabulario

El castellano tiene casi 100.000 vocablos, pero en realidad nadie los conoce todos. Ahora bien, los jóvenes utilizan solo el 25% de esos vocablos, mientras que una persona de nivel medio podría conocer entre 500 y 1000. Un escritor medio, puede llegar a las 3000. Pero, ¿y el resto?

Es cierto que los libros no van a contener los 100.000 vocablos, pero sí que ayudarán a ampliar el vocabulario desde pequeños, y eso hará que sepan expresarse de manera adecuada en distintas situaciones.

Mejorar la concentración

Cuando se lee, la atención tiene que estar fija en el libro y en las letras y palabras que vas pasando. Al prestar atención y enfocarte al leer ayudas a que tu mente sepa concentrarse y a prestar atención a aquello que tienes entre manos.

Favorecer la comprensión

Cuando un niño se concentra en lo que lee, se supone que, si le preguntas qué ha leído, sepa responderte de manera adecuada. Los comentarios de texto, esos que de pequeños había que hacer cuando se leía un libro, ahora están olvidados.

Y, sin embargo, eran valiosos porque te hacían atender al texto que leías y a asimilarlo en la mente para poder hacer un resumen de esa lectura.

Ejercitar la memoria

Hay estudios que afirman que, si no se utiliza la memoria, esta se va perdiendo. Hoy día, recordar algo tan sencillo como el número de teléfono de los amigos, o la dirección de la casa de tus familiares se vuelve a veces impensable, más teniendo un móvil a mano donde se guarda todo y no hay que memorizar.

En cambio, cuando terminas de leer un libro, lo normal es que te acuerdes de la historia, quizá no de toda, pero sí de muchas cosas. Y eso, a la larga, ayuda a que esos músculos y neuronas no se pierdan.

Aprender a escribir

Puede parecer una tontería, pero en realidad no lo es. Leer ayuda a aumentar el vocabulario, pero también a que, a la hora de escribir, te des cuenta de las faltas ortográficas que se cometen, porque es como si saltara una alarma en la cabeza que nos dijera que hay algo mal en una palabra.

Al principio puede que eso no ocurra, pero con el paso del tiempo (y la lectura de más libros), siempre y cuando haya concentración a la hora de leer, se consigue escribir sin errores, algo que hoy día se sabe que los niños son muy propensos a cometer.

Leer un libro puede ser aburrido cuando no te gusta la historia, el género literario o el autor. Pero cada persona tiene uno especial, ese que es el que aficiona a la lectura. Y desde pequeños hay que intentar encontrar ese libro ideal para obtener todos los beneficios que puede traer algo tan sencillo como es leer.

Jo Nesbø cumple 60 marzos

Actualidadliteratura.com

El escritor noruego de novela negra e infantil Jo Nesbø, creador del comisario Harry Hole, estrena nueva década en su dilatada y exitosa vida y carrera. Este año, siempre que las presentes e inciertas circunstancias lo permitan, presentará dos títulos nuevos después de un lustro de retraso, Sangre en la nieve (previsto para mayo) y algo menos para Sol de medianoche (en otoño). Yo me los leí ya. Así que, ahí van trazos de las reseñas que les escribí. Para dar una idea de que van y se puede esperar. Aunque no esté el incombustible (de momento) y machacado Harry. Pero dejémoslo un poco, que tiene que descansar. Usted no, señor Nesbø, que le quedan otros 60 años y los que hagan falta para seguir escribiendo.

Sangre en la nieve — Octubre de 2015

Me la hubiera leído en dos días, porque es corta y no se tarda más. Pero como me suele pasar con Nesbø, quieres alargar la lectura hasta el infinito y más allá para saborearla. Como ha sido en inglés he tenido más excusa todavía. Y, bueno, ya había leído alguna crítica, de unos que se quejaban de que era muy corta, y de otros que decían que Nesbø se había vuelto un blando y que hiciera el favor de dedicarse a Harry Hole y punto. Parece mentira que el lector habitual de este escritor (de toda su obra, no solo de Harry) se queje de esa supuesta blandura cuando si hay algo que es el señor Nesbø es un romántico  de pies a cabeza, por mucho que vaya de duro y psicópata.

Y es que aquí se marca una gran historia de amor con otro de esos personajes marca de la casa: un asesino a sueldo, Olav Johanssen, aparentemente un desalmado, que lo sabe, que nos va contando su muy negro pasado y fatalista futuro y que lee Los miserables. Su jefe, un pez gordo de la mafia en el Oslo de finales de los 70, poco antes de Navidad, le encarga que quite de en medio a su mujer. El problema es que Olav se enamora de ella, o eso parece, porque realmente es otro antihéroe señalado por el destino.

O sea, que tenemos una historia clásica del género, escrita en primera persona, donde todos los personajes son oscuros (o no), no faltan esos giros a lo Nesbø y se remata con un final que, aunque lo imagines, no puedes evitar emocionarte. La conocida capacidad de este señor para que empatices con lo mejor y lo peor del ser humano. De modo que me ha vuelto a enganchar con su prosa, sus historias tan negras y retorcidas, pero con ese romanticismo tan auténtico que destilan.

Tenía todo el tiempo del mundo. Me gustaba esperar. Me gustaba el tiempo entre tomar la decisión y llevarla a cabo. Eran los únicos minutos, horas, días de mi asumida corta vida en que era alguien. Yo era el destino de alguien.

Sol de medianoche — Julio de 2016

Fuego, aire, fe, ateísmo, fanatismo, crimen, miedo, soledad, oscuridad con la claridad perpetua de ese sol de medianoche en pleno agosto, cobardía, rendición, redención, amor en todas sus formas, paternidad, pérdida, dolor, desesperanza, esperanza, perder, ganar, engañar, convencer… Jon Hansen —o Ulf, como dice llamarse bajo su apariencia poco conseguida de inocente y despistado cazador— lo siente y pasa por todo eso cuando llega a un pueblo diminuto perdido más al norte de todos los nortes. Además, la comunidad que lo habita es tan cerrada como ultraconservadora. Hansen va a dar con Knut, un niño de diez años, y su madre Lea, una mujer con una historia personal llena de drama y sorpresas.

A partir de ahí la huida hacia ningún sitio que ha emprendido Hansen llega también a su fin. La historia vuelve a desarrollarse en los 70 y Hansen le ha hecho una jugada al Pescador, el jefe de la mafia de Oslo (que ya salía en Sangre en la nieve), y ahora van a por él. Todo por su incompetencia —o más bien incapacidad— para matar. Hansen se considera un cobarde, un perdedor patético que ha cometido muchos errores, y al llegar a ese páramo ya casi en el Ártico, presiente que va a ser su última escapada. Sus relaciones con la hermética población, pero sobre todo con el pequeño y preguntón Knut y su reservada pero intuitiva madre, lo van a obligar a tomar una decisión de una vez por todas. O a rendirse del todo.

Y de nuevo tenemos que Nesbø se ha convertido definitivamente en el último romántico. ¿Que escribe novela negra? Sí, eso parece, pero tal vez no. Quizás le ocurre que, con la edad, necesita contar historias más íntimas y personales para sí mismo más que para el lector (otra vez en primera persona), o reflexionar sobre creencias y sentimientos. A veces necesitamos eso y simplemente cogemos una historia eternamente conocida pero para contarla a nuestra manera, con nuestro estilo, y los lectores del señor Nesbø ya sabemos cómo es el suyo.

Por una parte me temía lo peor, pero me extrañaba que pudiera ocurrir después de haber leído la anterior. Por otra parte, me ha vuelto a sorprender esa capacidad para estar leyendo una cosa que luego es otra, el suspense hasta el último minuto, y ese toque grotesco (al estilo de esa tremenda y escatológica escena en otro de sus títulos, Headhunters) que aquí va más a lo gore en otra escena muy gráfica. Una pista por lo bajito: hay una parecida en la película Rob Roy.

Las críticas han sido de nuevo que se está aficionando a la primera persona de protagonistas criminales pero con buen fondo, que sus historias son demasiado cortas o previsibles… Da igual. Es Nesbø. Y yo lo he leído con cuentagotas, saboreándolo como siempre. Qué le voy a hacer. Me gusta. En todo.

—Solamente estoy diciendo que todo podría existir —dijo ella—, incluso el amor eterno.

La isla bajo el mar, de Isabel Allende

Juan Ortiz  en actualidadliteratura.com ( 27-03- 2020)

Publicada en el año 2009, La isla bajo el mar es una novela de la escritora chilena-estadounidense Isabel Allende. Relata la lucha por la libertad de la esclava Zarité —conocida como Teté—  en la Haití del siglo XVIII. El libro abarca cuarenta años desde su infancia llena de brutalidad y miedo hasta el año 1810, momento del resarcimiento final en New Orleans.

Se forja una voluntad de hierro con el apoyo de otros esclavos al ritmo de tambores africanos y vudú. Así surge una mujer determinada a soltar las cargas del pasado y a encontrar el amor a pesar del sufrimiento. Según K. Samaikya (2015) de la Universidad Acharya Nagarjuna (India), “La isla bajo el mar es una de las historias más dramáticas del siglo XVII. Y es la narración sobre la única rebelión de esclavos exitosa en todo el mundo”.

Resumen de la obra

El inicio de la historia se ubica en la isla Saint Domingue (La Española) en la década de 1770. Allí, se muestra a una pequeña y delgadísima Zarite (conocida como Tete). Es hija de una esclava africana que nunca conoció y uno de los marineros blancos que trajo a su madre al nuevo mundo. A través de una dura infancia llena de temores, consigue alivio entre los sonidos de los tambores y el vudú loa practicado por otros esclavos.

Tete es comprada por Violette —una ambiciosa cortesana mulata— por encargo de Toulouse Valmorain, un veinteañero francés heredero de una plantación de azúcar. El hacendado se vuelve dependiente de la esclava, aunque su propósito original fue comprarla para su novia, Eugenia García del Solar. Consumado el matrimonio, la salud de Eugenia comienza a deteriorarse y sufre varios abortos sucesivos que la llevan al borde de la locura.

Pocos años antes de morir, Eugenia logra dar a luz a un niño vivo, Maurice, encargado a Zarite para su crianza. A esas alturas la otrora raquítica Tete se ha transformado en una adolescente voluptuosa, deseada lascivamente por Valmorain. El abusivo amo termina por violar a su esclava sin importarle la afectuosa relación madre-hijo desarrollada con su primogénito. Tete queda embarazada de un niño que le será arrebatado al nacer.

Valmorain entrega el bebé a Violette, casada a esas alturas con el capitán Étienne Relais. Tete encuentra consuelo y amor en un esclavo recién llegado a la plantación, Gambo. Pero las violaciones de Toulouse continúan, por ello, cuando Gambo escapa para unirse a los esclavos rebeldes, ella no puede seguirlo porque está encinta nuevamente. Si bien, en esta ocasión le dejan quedarse con la niña, llamada Rosette.

La revolución de esclavos y la guerra civil

Rosette recibe una educación de doncella y se vuelve inseparable de Maurice, aun cuando Valmorain no lo aprueba. Tras desatarse la rebelión de esclavos liderada por Toussaint Louverture, Gambo avisa a su adorada Zarite que la plantación Valmorain va a ser quemada. Pero ella se niega a abandonar a Maurice, más bien advierte al hacendado francés a cambio de su libertad y la de su hija.

La familia Valmorain se traslada por completo a Le Cap, incluyendo a Zarite y Rosette. Una vez instalados, Tete comienza a recibir instrucción formal por parte de Zacharie, el mayordomo de la sede de gobierno. Más adelante, los Valmorain se ven forzados nuevamente al exilio luego de estallar la guerra que terminará con la formación de la República Negra de Haití.

En Luisiana, Valmorain establece una nueva plantación y se casa con Hortense Guizot, una mujer déspota y codiciosa. La nueva patrona no tarda en entrar en conflicto con Maurice, Zarite y Rosette, por ende, no duda en maltratar a sus sirvientes negras. El mayor problema es que Tete y su hija siguen siendo consideradas esclavas.

Valmorain aún no cumple con su palabra pese a haber firmado la libertad de sus sirvientas negras. Maurice se opone a la situación degradante y es enviado a estudiar en un internado en Boston, en donde se une a la causa abolicionista. Transcurridos algunos años, Zarite consigue hacer efectiva la tan ansiada libertad de ella y su hija con la ayuda de un cura.

Los reencuentros felices de Zarite

Tete se reencuentra en New Orleans con Violette y Jean Relais, éste último es en realidad su primer hijo alejado por Valmorain. Asimismo, comienza a trabajar como mujer libre en la tienda de Violette (casada en ese momento con Sancho García del Solar). La felicidad de Zarite aumenta todavía más cuando se consigue con Zacharie. Ambos se enamoran y fruto de esa pasión engendran a una niña.

Apenas Maurice regresa a New Orleans, comunica a su padre (enfermo) la intención de casarse con Rosette. Valmorain enfurece y se opone en vano al matrimonio entre los medio-hermanos, pues Zarite y Zacharie conspiran para hacer la boda posible. Rosette queda embarazada al poco tiempo, sin embargo, es encarcelada “por abofetear a una mujer blanca” (Hortense Guizot) en público.

La salud de Rosette se deteriora rápidamente en prisión. Es liberada en última instancia gracias a la mediación de un Valmorain moribundo y deseoso de reconciliarse con su hijo. Finalmente, Rosette muere al dar a luz a un bebé llamado Justin. Maurice, desconsolado, decide irse a recorrer el mundo. Antes de partir, les encarga la crianza de su hijo a Zarite y Zacharie, quienes miran hacia el futuro con esperanza y una nueva familia.

“El génesis de la primera república negra del mundo”

La reseña del New York Times Book Review califica esta novela como muy entretenida, “colocada en el marco del génesis de la primera república negra del mundo”. Estas reseñas también hablan de un “realismo mágico refinado”, detallista al extremo, adictivo para el lector. Con tal propósito, Isabel Allende utilizó un narrador omnisciente casi siempre en tercera persona, con algunos segmentos en primera persona del personaje principal.

En consecuencia, las descripciones sin miramientos sobre la bestialidad inhumana de la esclavitud emitidas por la propia protagonista, pueden resultar perturbadoras para lectores susceptibles. Sin embargo, algunos pasajes alargan innecesariamente el texto porque no trascienden en el desenlace de la trama ni contribuyen a la profundidad de los personajes.

¿Es La isla bajo el mar una novela histórica?

La respuesta a esta interrogante encuentra sentencias positivas y detractores en proporciones similares, una situación típica de la mayoría de las obras de Isabel Allende. La revisión del Library Journal (2009) habla de “…una historia llena de aventuras, personajes vívidos y descripciones muy ricas y minuciosas de la vida en el Caribe de esa época”. Por otra parte, el portal Resumiéndolo (2020) explica: “Si la historia real de Allende es incompleta y torpe, su historia ficticia está cargada no solo con un excesivo detalle de época, sino también con una corrección política didáctica y anacrónica, rompiendo la regla cardinal del novelista de que uno debe mostrar en lugar de contar”. De todas maneras, el mismo medio concluye: “La isla bajo el mar es elegante, conmovedora e impregnada de una verdadera sensación de pérdida”.

Escritores irlandeses para celebrar San Patricio

 

Mariola Díaz-Cano Arévalo en ActualidadLiteraria 17-03- 2020

Irlanda celebra hoy San Patricio, su fiesta más famosa e internacional, que se extiende por todo el mundo, un mundo ahora recluido frente a un enemigo invisible. Así que me sumo a la celebración —y a las peticiones que seguramente se le estén haciendo al santo para que eche una mano— con una recopilación de frases de algunos de los más importantes escritores irlandeses. Desde clásicos como James Joyce, Oscar Wilde o George Bernard Shaw, pasando por Bram Stoker, Samuel Beckett o Iris Murdoch. Y acabando con más contemporáneos como John Banville y nuevas voces como Tana French o Marian Keyes.

James Joyce

-       El deseo nos incita a la posesión, a movernos hacia algo.

-       Los errores son los umbrales del descubrimiento.

Oscar Wilde

-       La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno es joven.

-       Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

George Bernard Shaw

-       Los seres humanos son los únicos animales de los que estoy completa y verdaderamente asustado

-       El corazón de un irlandés no es nada más que su imaginación.

Edna O’Brien

-       La literatura es la mejor cosa después de Dios.

-       Los escritores viven realmente en la mente y en los hoteles del alma.

Iris Murdoch

-       Si se entiende por eternidad, no la duración temporal sin fin, sino la ausencia de tiempo, vive eternamente el que vive en el presente.

-       La escritura es como casarse. Uno nunca debe comprometerse hasta que uno se asombra de su suerte

Elizabeth Bowen

-       Los celos no son más que sentirse solo en contra de enemigos sonrientes.

-       Irlanda es un gran país para morir o casarse.

John Banville

-       El pasado late en mi interior como un segundo corazón.

-       La literatura es uno de los mayores inventos de la humanidad y una de las mejores formas de arte.

Marian Kayes

-       La corrección política es un campo minado.

-       ¿Qué es la vida sino momentos fugaces de felicidad ensartados en un collar de desesperación?

Bram Stoker

-       He cruzado océanos de tiempo para encontrarte.

-       Es de este modo que la memoria gasta sus bromas, para bien o para mal, para causar placer o pena, bienestar o aflicción. Esto es lo que hace que la vida sea dulce y amarga a un tiempo, y que lo que nos ha sido dado se convierta en eterno.

Samuel Becket

-       El único pecado es el pecado de haber nacido.

-       Estás sobre la Tierra. No hay cura para eso.

William Butler Yeats

-       El vino entra en la boca y el amor entra en los ojos; esto es todo lo que en verdad conocemos antes de envejecer y morir. Así llevo el vaso a mi boca, y te miro, y suspiro.

-       Pisa con suavidad porque estás pisando mis sueños.

Tana French

-       Mi padre me dijo una vez que lo más importante que un hombre debería saber es por qué moriría.

-       La gente que conocías siendo adolescentes, los que veían tu corte de pelo más estúpido y las cosas más vergonzosas que has hecho en tu vida, y todavía se seguían preocupando por ti después de todo eso: son irremplazables, ¿sabes?

Claire Keegan

-       Una de las cosas que yo creo que debiera ser una escuela de escritura es desalentar a la gente de cuanto escriben, y realmente lo creo y lo digo.

-       Creo que en cualquier generación y en cualquier país hay solamente una pequeña cantidad de buenos escritores. A lo mejor uno o dos en mi generación, y yo no creo que los cursos de escritura creativa van a promover la emergencia de esas voces, o van a impedir que surjan.

Seamus Heaney

-       Tu espalda es una firme línea de costa del este y brazos y piernas se prolongan más allá de tus colinas graduales.

-       La tierra a la que aplicábamos nuestro oído durante tanto tiempo está despellejada o muy callosa, y sus entrañas tentadas por un augurio impío. Nuestra isla está llena de ruidos nada confortantes.

Sheridan Le Fanu

-       Un amor cruel, un amor caprichoso había invadido mi vida. El amor exige sacrificios. Y en los sacrificios corre la sangre.

-       Me juzgarás cruel y egoísta, muy egoísta, pero recuerda que el amor es siempre así. Cuanto más inmensa es la pasión, más egoísta resulta

¿Qué leer en tiempos de coronavirus? I

Títulos que empujan a la risa cuando no estamos para carcajadas

Arranca esta sección de lecturas de cuarentena con comedia. ¡Que Cervantes nos acompañe! En esta primera y díscola entrega, desde Keneddy Toole hasta Tom Sharpe ... ¡y más!

Karina Sainz Borgo en Voxpopuli

En tiempos de infección convienen los libros. Por eso la sección de Cultura de Vozpopuli elige un conjunto de títulos que empujan a la risa. Y aunque no estamos para carcajadas, sí para leerlas.  En el XVII, el teatro iba dirigido a gente que no sabía leer. La gente acudía para divertirse. No en vano la comedia se convirtió en un género ejemplarizante que sirvió para señalar unas conductas y sugerir otras. Cervantes hablaba de la España de ese momento, pero lo hacía con un punto de vista avanzado en temas como la igualdad de género, la raza, la corrupción… Por eso sus Entremeses son tan eficaces al momento de hacer bufa y sangre de las pequeñas miserias humanas. ¡Pruebe con dos: El hospital de los podridos o El juez de los divorcios

Pero avancemos, peguémonos al siglo XX. A Nick Hornby se le da bien la comedia, también el cine, un formato del que sus historias salen airosas y dignas –algo que no todos los autores consiguen tras pasar por el apretado filtro del celuloide-. La prueba más es Mejor otro día, una adaptación de la novela del escritor inglés, autor de éxitos como Fiebre en las gradas. Pero si de comedias se trata vale la pena citar algunas otras. Por ejemplo, la magnífica, excéntrica, vital, caprichosa, seductora y adorable  tía Mame, personaje creado por Patrick Dennis, seudónimo de Edward Everett Tanner III y que ha hecho reír a más de uno con sus interminables viajes en compañía de su sobrino, que queda a su cargo tras la muerte de sus padres.

Dennis fue un icono de la bohemia de Nueva York, además de uno de los autores norteamericanos más populares de los años cincuenta y sesenta del siglo XX. Su personaje estrella, La tía Mame, que había sido rechazada por diecinueve editores, vendió, al ser publicada en 1955, más de dos millones de ejemplares en Estados Unidos y se mantuvo ciento doce semanas en la lista de los diez libros más vendidos del New York Times. Fue incluso llevada a Broadway y adaptada al cine.  En España la editorial Acantilado ha editado dos de sus libros: La tía Mame (2010) y La vuelta al mundo con la tía Mame (2013).

La comedia de las comedias –aunque sea ácida como un pomelo- es sin duda La conjura de los necios, un libro que no necesita de excusas o razones para leerla –o descubrirla-. En sus páginas, John Keneddy Toole hace una feroz crítica a la clase media a través Ignatius J. Really, el antihéroe por excelencia; el más entrañable y detestable de los protagonistas literarios. Ambientada en Nueva Orleans, la novela cuenta la historia de un hombre que sobrepasa la treintena. Vive en la casa de su madre, con la sensación de ser un absoluto incomprendido. Pero le toca darse de bruces contra el mundo; y es allí donde radica a sustancia del libro. En clave de tragicomedia esta es, sin duda, de las mejores novelas que se escribieron en el siglo XX. Frustrado por la poca atención que recibió de los editores,  John K. Toole se suicidó antes de verla publicada.

Imposible no mencionar las Memorias de un amante sarnoso, un libro de Groucho Marx en el que obsesión y desfachatez se solapan en hilarante combinación. Tras un amplio repaso por sus aventuras galantes —fracasadas todas—, Groucho se lanza a una hilarante historia universal del amor, o mejor dicho del sexo, “esa gloriosa experiencia que la madre naturaleza improvisó con el fin de mantenernos en pie y, de vez en cuando, acostados”. Otro grande  del género fue el inglés Tom Sharpe, quien con su saga Wilt, revivió lo mejor de la comedia anglosajona.

Rey del humor ácido e inclemente –dentro y fuera del cine- pues ese es sin duda Woody Allen, quien tiene en este registro tres libros magníficos: Cómo acabar de una vez por todas con la cultura, Sin plumas y Perfiles, publicados en España por Tusquets en un solo volumen que muestra al Allen más inteligente y mordaz. A mitad de camino entre el relato y el ensayo –algo de eso hay en estos libros de Allen-, también está el magnífico Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, una compilación de textos escritos por David Foster Wallace en clave de humor e ironía. El título de la colección proviene de un ensayo escrito por el norteamericano tras  un viaje de una semana a bordo de un crucero en el Mar Caribe.

Entre otros clásicos contemporáneos para una bitácora del humor están Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell, un libro que inicia su trilogía autobiográfica que transcurre en la isla griega de Corfú y que ha dado páginas y páginas de hilarante enciclopedia humana y animal; también toca mencionar El mundo ha vivido equivocado, del argentino Roberto Fontanarrosa; La Guía del autoestopista galáctico, una novela de ciencia ficción de Douglas Adams publicada en octubre de 1979 aunque originalmente fue concebida como una radiocomedia.

Para comedias recientes, una bastante acre: Ha vuelto (Seix, Barral, 2013), una historia escrita por Timur Vermes, reportero del Abendzeuting y el Express de Colonia, quien resucita nada más y nada menos que a Adolf Hitler. El Hitler, quien se despierta, aturdido, en un descampado de la Alemania de 2011, recorre las calles de Alemania vestido con su uniforme militar. Tiene 56 años y no sabe qué ha pasado, pero de algo está seguro: ha venido a salvar al pueblo alemán, a plantarse de nuevo como el hombre que alguna vez fue: el Führer. Y a su manera lo consigue.  Envuelto en la simpatía –o la estupefacción- de quienes le creen un comediante, Hitler salta a la televisión y se convierte -¿otra vez?-en un fenómeno de masas.  Diez millones de visitas en Youtube, portadas en la prensa, autógrafos para niños y ancianas, saludos con el brazo alzado y la palma abierta de maquilladoras y secretarias. El libro, que ha logrado vender miles de ejemplares nos planta ante la pregunta… ¿Está bien reírse con Hitler?

Imposible no citar La noche fenomenal (Anagrama), de Javier Pérez Andújar. Se trata de una novela hilarante, en apariencia absurda, que borda con hilo fino una crítica demoledora. No queda títere con cabeza y el lector tiene la sensación de estarse riendo con asuntos que aun pareciendo inverosímiles, tienen más de la realidad de lo que está dispuesto a pensar. Y ahí está la maestría de Pérez-Andújar: hacer lo que un flautista de Hamelin. Lleva el pacto de la ficción a su punto más trabajado y sin enseñar las costuras.

La noche fenomenal se desarrolla en una Barcelona contemporánea en la que no para de llover y un grupo de colaboradores de un programa de fenómenos paranormales –La noche fenomenal, se llama- descubre una serie de fenómenos extraños. Hay dos Barcelona paralelas que se comunican a través de grietas, a la par que ocurren los asuntos más extravagantes: gente que pierde su identidad y aparece metamorfoseada en Walt Disney, hallazgos inquietantes, agujeros negros y fenómenos paranormales. Eso, sin contar episodios como Tejero tomando el congreso a ritmo de Rumba –en la novela buscan a Javier Cercas para arrojar luces al respecto-  o el inquietante madrigalista del Clot. No tiene desperdicio. Es una joya.

Murió el novelista catalán Carlos Rojas

Redacción (10-02-2020)

El novelista catalán Carlos Rojas murió  este domingo en la localidad estadounidense de  Greenville.

Nacido en Barcelona en 1928, Rojas era doctor en Filosofía y Letras y fue lector de español en la Universidad de Glasgow. En 1957 se instaló en Estados Unidos y  fue profesor ayudante de español en el Rollins College del estado de Florida,

Su obra se compone de más de 20 novelas, además de varios ensayos. La primera de ellas fue De barro y esperanza (1957). Dos años después ganó el Premio Ciudad de Barcelona con El asesino de César. En 1963, obtuvo el Premio Selecciones de Lengua Española con La ternura del hombre invisible; en 1968 el Nacional de Literatura con Auto de Fe; y en 1973 el Planeta con su novela Azaña, un retrato del que fue presidente de la República española. Cuatro años más tarde logró el Ateneo de Sevilla con Memorias inéditas de José Antonio Primo de Rivera, y en 1979 conquistó el Premio Nadal con El ingenioso hidalgo y poeta Federico García Lorca asciende a los infiernos, mientras que en 1984 ganó también el premio Espejo de España con El mundo mítico y mágico de Picasso.

Después publicaría otras obras como El jardín de las Hespérides (novela, 1988), Yo, Goya (ensayo, 1990), Proceso a Godoy (novela histórica, 1992), Alfonso de Borbón habla con el demonio (novela, 1995) y ¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte! (ensayo, 1995), La vida y la época de Carlos IV (novela histórica, 1999), Puñeta, la Españeta (ensayo, 2000), Momentos estelares de la guerra de España (ensayo, 2000), y Diez crisis del franquismo (ensayo, 2003).

Su última novela fue El último rey sobre la tierra, publicada por Valparaíso Ediciones en 2016, donde Carlos Rojas recorre la Europa de entreguerras para mostrar la angustia de haber nacido en otro tiempo.

¿Qué libros llegarán al cine o la televisión en 2020?

Alfredo Álamo en Lecturalia.com 24-12-2019)

2019 no ha sido un mal año en lo que corresponde a número de libros adaptados, aunque muchos se han quedado algo decepcionados con el final de algunas series como Juego de Tronos. Estos últimos días del año nos han traído, por ejemplo, la primera temporada de The Witcher, basado en la serie de Geralt de Rivia, o la cuarta de The Expanse, que ha pasado a manos de Amazon. Pero ¿qué nuevas sorpresas nos depara el año 2020?

Si hay un proyecto que destaca, dado que va a aparecer en cine y televisión, es Dune. A la adaptación multimillonaria que está desarrollando Denis Villeneuve, de la que se espera mucho, se ha unido una serie, Dune: The Sisterhood. Este spin-off está basado en la hornada de libros basados en el universo de Dune escritas por Brian Herbert y K. J. Anderson, y explora la hermandad de las Bene Gesserit, las temibles y enigmáticas sacerdotisas que parecen controlar el destino.

Si os gustó la adaptación de Asesinato en el Orient Express que hizo Kenneth Branagh, estáis de enhorabuena, ya que el mismo director se ha liado la manta a la cabeza, o más bien puesto el monóculo, y vuelve a trabajar con un material clásico de Agatha Christie: Muerte en el Nilo. Branagh no solo se enfrenta a un libro monumental, sino que lo hace, de nuevo, a una película clásica y conocida por todos. Para ello contará con un reparto en el que, además de él, podremos ver a Arme Hammer, Gal Gadot, Russell Brand, o Annette Bening.

Apocalipsis, de Stephen King, es otra de las grandes apuestas para la televisión. No es la primera vez que este libro llega a la pequeña pantalla, ya lo hizo en 1994, pero ahora parece que contará con un mayor presupuesto y la implicación de King. Estamos hablando de una miniserie de unos 10 capítulos y para la que el autor de Maine podría estar escribiendo un nuevo final con la intención de sorprender tanto a los fans del libro como a aquellos que ya vieron la otra serie.

Para los más jóvenes, también hay novedades, como la película de Artemis Fowl, personaje creado por Eion Colfer. Fowl es un genio criminal adolescente en un mundo de fantasía, donde desarrolla sus maléficos planes. No, no es el clásico libro juvenil, pero Disney ha decidido poner dinero suficiente como para llevar a la gran pantalla esta historia. Dirigida por Kenneth Branagh, se espera su estreno para el 29 de mayo de 2020.

Y, por último, una de las adaptaciones más ambiciosas para 2020: Un mundo feliz, de Aldous Huxley. Producida por una de las grandes, NBC, seguirá la historia del libro de Huxley, con algunas variantes. El showrunner es David Wiener, conocido por Fear of the Walking Dead, y cuenta con la participación del guionista de cómics y escritor Grant Morrison. Puede que sea una de las series más arriesgadas para el año que viene, sobre todo si logran trasladar la idea original del autor a la pantalla.

Al ganar de forma conjunta el Booker Prize

Margaret Atwood y Bernardine Evaristo hacen historia

El jurado del Booker Prize, uno de los premios literarios más prestigiosos del mundo, ha decidido por unanimidad rebelarse contra sus propias normas y otorgar un este año un premio conjunto. El portal www.tendencias.com nos explica por qué

En 1992 la organización decidió incluir una regla que evitara futuros empates como el que se produjo aquel año entre los escritores Michael Ondaatje y Barry Unsworth. Sin embargo, en esta ocasión y tras más de cinco horas de deliberaciones, el jurado no conseguía ponerse de acuerdo. Peter Florence, su presidente, explicó durante la ceremonia de entrega que, cuanto más hablaban sobre ellas, más querían que ganaran ambas. 

Esta es la segunda vez que Margaret Atwood se apunta un Booker en su arrera. La primera fue en el año 2000 con El asesino ciego y ahora vuelve a repetir con su esperada continuación de El cuento de la criada, la novela que continúa el libro publicado en 1985, quince años después del punto en el que se quedó la historia.

Un trabajo de “bella profundidad”

El jurado ha destacado que se trata de un trabajo de "bella profundidad" y que "es actualmente más políticamente urgente que nunca porque es necesario saber qué apariencia tienen la complicidad, la resiliencia y la resistencia".

De este modo, Atwood se ha convertido en la primera mujer en ganar en dos ocasiones el Man Booker y la cuarta persona en conseguirlo en 50 años de historia, entre ellos, J.M, Coetzee.

Sin embargo, estos no son los únicos hitos sin precedentes que se ha dado en esta edición del galardón. La británica Bernardine Evaristo es también la primera mujer negra en ganar uno de estos premios.

Girl, Woman, Other

Lo ha conseguido con su octava novela, Girl, Woman, Other; que en cada uno de sus capítulos narra la vida de un personaje diferente, en su mayoría mujeres negras, cuyos destinos están unidos.

El jurado ha argumentado la elección por tratarse de "historias de personas que no han sido ampliamente representadas en la literatura contemporánea", algo con lo que consideran que el libro "rompe moldes" y esperan que "inspire al resto de la industria" a darles más cabida.

La moda de las novelas de vampiros nació con una entrevista

 

LQYTD (20-09-2019)

Explican los expertos en el tema que la primera aparición del vampiro en la literatura “seria” de ficción data del siglo XVII y citan como referente el poema The Giaour, escrito por Lord Byron en 1816, en el  que se alude a este tipo de seres. Pero la novela más famosa de vampiros, y que consagra el mito es Drácula, de Bram Stoker en 1897. Desde esa fecha hasta nuestros días, la figura del vampiro ha experimentado una serie diversos cambios en la forma de ser presentado pero manteniendo siempre su espíritu original.  

Hoy están de moda losa relatos de vampiros y la responsable, en muy buena parte, e este fenómeno es la serie de trece volúmenes titulada Cónicas Vampíricas, a la que Actualidad Literaria dedica este interesante trabajo.

 

El impacto mundial de una novela de culto en el género gótico y de horror

Crónicas Vampíricas es una famosa serie de libros de la autora norteamericana Anne Rice. Se cataloga dentro de la literatura de culto, gótica y de horror, pues revisa en clave contemporánea el mito del vampiro sediento de sangre, lujuria y muerte. Esta saga ha tenido un importante impacto cultural a nivel mundial. Desde el lanzamiento de su primera entrega, Entrevista con el vampiro, en 1976, se han vendido más de 100 millones de ejemplares entre todos los volúmenes que conforman la serie.

Algunos de los títulos de Crónicas Vampíricas han sido llevados al cine y a Brodway. La adaptación más popular es el largometraje hollywoodense Entrevista con el vampiro (1994), basado en el libro homónimo. Fue dirigido por Neil Jordan y protagonizado por Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas.

Sobre la autora

Anne Rice es una escritora estadounidense nacida en New Orleans el 4 de octubre de 1941. Además de Crónicas Vampíricas ha escrito otras series de libros como Las brujas de Mayfair, Crónicas Angélicas y Ramsés el maldito, todas con temática sobrenatural. Algunas de estas comparten personajes con Crónicas Vampíricas.

El paso del cristianismo al ateísmo y de nuevo al cristianismo a lo largo de su vida, ha influenciado notoriamente las obras de Anne Rice. Los títulos más exitosos en cuanto a ventas y repercusión cultural fueron escritos en su mayoría durante la etapa atea de la autora.

Alcanzó la fama mundial a partir de las décadas de 1970 y 1980, cuando fueron publicados Entrevista con el vampiro, Lestast el vampiro y La reina de los condenados (esta última, lamentablemente, no tuvo una muy buena adaptación al cine), primeras entregas de Crónicas Vampíricas. Vale la pena acotar que la repercusión de estos libros en los nóveles autores fue enorme; de hecho, se puede aseverar que Crepúsculo, y el resto de libros de este estilos que hoy atiborran las estanterías de las librerías con historias de vampiros tienen la obra de Rice como referencia.

El universo nocturno de Crónicas Vampíricas

Esta saga presenta al lector unos vampiros que han estado entre los humanos durante milenios. La historia de estos seres se cuenta en escenarios y ciudades reales, principalmente de Europa y Norteamérica. Aunque no comparten con vampiros anteriores de la literatura la aversión por el ajo, los crucifijos y los objetos de plata, su inmortalidad se ve amenazada por la luz del día y el fuego, por lo que los relatos transcurren predominantemente en la noche.

El primer libro de la serie Entrevista con el vampiro se inicia en la ciudad de San Francisco en el siglo XX. Louis narra su vida de vampiro en una entrevista privada con un hombre local llamado Daniel. Su relato transcurre entre los siglos XVIII y XIX, a partir de su “nacimiento” a la noche en las plantaciones de Luisiana a cargo de Lestat. La ambientación lograda por la autora es digna de elogios, pues maneja de manera sublime los espacios, las luces y sombras, los olores, personajes y formas; es tan bueno su desempeño descriptivo que logra atrapar y sumergir a los lectores en la trama.

La relación entre Louis y Lestat, cargada de erotismo, y sus discrepancias respecto a lo que es aceptable hacer como vampiros, alimenta gran parte de la saga. La atmósfera de las novelas es en su mayoría nocturna y teatral. El lector acompaña a los personajes en sus viajes a través de los siglos, asistiendo a ritos de iniciación, fiestas, escenas de violencia y tensos encuentros en los rincones más oscuros de las principales ciudades de Estados Unidos y Europa.